27 de enero de 2010

El cielo ya no se ofrece
y el aire ya no construye
la apariencia de las huellas consumidas.
Si escapo es por no ser
testigo de esta memoria
que acobarda las palabras.

No por estar sediento
me llena las manos el agua.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estos son siempre tus mejores.

Clamavi dijo...

No sé bien a qué te refieres con "estos".

Anónimo dijo...

poemas